Manzana de Adán | October 22, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

¿La evolución explica el ojo?

¿La evolución explica el ojo?
Karl Ramírez
  • On 9 de October de 2013
  • Ideología:
  • Creacionista Tierra Joven
  • País:
  • Colombia

La imagen nos muestra una sucesión de ojos de diferentes animales marinos, que sugieren la forma en que el ojo pudo haber evolucionado, aunque con una salvedad: Estos animales no están, según los biólogos, en línea evolutiva directa.

 

En consecuencia, esta sucesión de ojos de animales no explica realmente nada, excepto el parecido entre diferentes sistemas visuales.

 

Hay que tener en cuenta que el ojo es un órgano funcional dentro del sistema visual, o sea, es útil o servible en función de cerebro y el sistema nervioso.

 

Una de las premisas de la evolución son los pequeños cambios que son acumulados o filtrados de generación en generación. Y es cierto que estos pequeños cambios pueden aparecer entre una generación y otra, así como acumularse como ventaja en el tiempo.

 

De hecho, es cierto que cuando el pelaje de un perro, por ejemplo, cambia de dorado a pardo, le da una ventaja de camuflaje dentro del bosque o la sabana, y este pequeño cambio en el color del pelaje del canino no implica más que un pequeño error o modificación en uno o dos genes del individuo. Así, por un simple error de réplica en el ADN su hijo podría salir con una pequeña variación en su piel, su estatura, la densidad o concentración del colágeno de sus uñas, etc.

 

Lo que no mencionan los evolucionistas es que, en el caso de órganos complejos como el ojo, los pequeños cambios deben tener un paralelo en los sistemas que complementan al mismo dentro de su función.

 

O sea, una pequeña variación en el ojo, para que pueda ser útil o ventaja dentro del sistema que conforma el ojo (el sistema visual) debe tenar también un cambio paralelo que complemente y ajuste su “nueva función” en el sistema nervioso y el sistema nervioso central (cerebro). Ello hace inútil por sí solo cualquier cambio ventajoso en el ojo frente a la función visual que no está completa solamente por el ojo.

 

En consecuencia, son necesarios la aparición de por lo menos tres cambios ventajosos, complementarios y coincidentes para que un cambio en el ojo, pueda ser útil o incidir en un cambio en la vista.

 

Para comprender este concepto, esto sería equivalente a que usted para ser rico necesitara ineludiblemente ganarse el mismo día el premio mayor de una lotería de seis cifras en EE.UU. se ganara el premio mayor de una lotería de seis cifras en Europa y el premio mayor de una lotería de seis cifras también en la China (siendo generosos con el número de cifras de las tres loterías).

 

Para que un pequeño cambio sea ventajoso en el ojo, tiene que aparecer A LA VEZ un cambio en el sistema nervioso y otro en el sistema nervioso central que lo complemente para que pueda constituir una ventaja en “la lucha por la supervivencia del más apto”.

 

Así pues, no es tan sencillo como el cambio de color en el pelaje que no requiere un complemento en el sistema nervioso central, a pesar que sí lo requiere en el etológico (cosa que también callan los evolucionistas): un perro con la ventaja del camuflaje tiene que modificar sus técnicas de caza y sociedad para obtener ventaja de este cambio.

 

Ahora, lamento tener que ser tan pesimista con los evolucionistas, pero debemos aclarar que como la evolución es un proceso no-guiado, entonces en el caso de las tres loterías que usted debe ganarse a la vez, deben ser ganadas sin que usted tenga la intención o el propósito de hacerlo, o sea: alguien le regaló una como sorpresa de aniversario, otra fue comprada a nombre suyo por un error de digitación de su número de identificación por un tercero y la otra fue simplemente a caer por cosas de la vida en el bolsillo de su chaqueta, y las tres usted se las ganó el mismo día!!!

 

Pero, en fin… volviendo con el tema en cuestión, tenemos otra vez el evolucionismo febril explicando las diferentes funciones de los sistemas irreductibles, en este caso los <<sistemas irreductibles del ojo>>. Así veamos las secuencias evolutivas del ojo en sus diferentes etapas, según el esquema evolucionista de la imagen:

 

a)     Región de células fotosensibles: para que el individuo pueda diferenciar entre el día y la noche (claridad y oscuridad).

 

Según los evolucionistas el primer órgano funcional antecesor del ojo consistía en un cúmulo en la piel del individuo. Un individuo que diferencie entre el día y la noche, tendrá la ventaja de organizar los procesos químicos que requieran la luz solar (como la fotosíntesis) en el momento indicado, también podrá evitar las quemaduras del sol luego de una larga exposición, o para buscar plantas o recursos que sólo están disponibles durante el día o la noche.

Pero aquí los evolucionistas nos deben la explicación de cómo fue qué aparecieron tres “mutaciones benéficas” a la vez, ex-nihilo, y que modelaron un conjunto de células especializadas en la recepción fotosensible.

 

Un sistema de conducción de información neurológico, un sistema de procesamiento de la información, otro de reacción o decisión frente a la misma, y un conjunto de células especializadas en la recepción fotosensible es un sistema complejo e irreductible de cuatro sistemas complejos.

 

Y ya que cada uno de estos a su vez es complejo por sí mismo con respecto a sí mismo, no es posible comprender como aparecieron, a menos que sugieran que para formar una célula especializada en foto-recepción, en transmisión de datos en forma de impulsos eléctricos, en recepción de información y en análisis de esta, basta un simple accidente gamético como el que se requiere en la alteración del color del pelaje.

 

 

b)     Área doblada/deprimida para permitir sensibilidad direccional limitada.

 

Esto rompe mi imaginación. ¿No es mejor una sensibilidad de 180° a una de unos 35°, la cual hace que el animal tenga que estar moviendo la cabeza para buscar correctamente la luz? ¿Cuál es la ventaja en esto?

 

Los evolucionistas argumentan que la ventaja aquí consiste en que el animal o individuo tiene la capacidad de discernir la dirección desde la cual proviene la luz, lo que le ayudaría a salir de una cueva cuando sea de día y llegue el momento de consumir los alimentos necesarios, por ejemplo;

 

Ok, ya capté. ¿Entonces tenemos una ventaja que sirve para que el animal salga de su cueva o escondite buscando la luz o huya de ésta por ejemplo? ¿huir de la luz?

 

Entiendo que estando en la oscuridad se pueda percibir la luz, pero …. ¿cómo se percibe la oscuridad estando en plena luz? Lo siento animales, les advierto, una vez hayan salido de su caverna no podrán regresar a ella nunca más.

Esto implica en vez de una mejoría más, otro problema más para el nuevo individuo, puesto que para los ya mencionados sistemas implicados en el anterior “órgano visual simple”  (lo cual es una falacia como vimos), hay que agregar una modificación etológica en el individuo.

 

Por ejemplo, hace años en una película, un individuo que prácticamente había sido ciego toda su vida, por medio de un tratamiento médico recuperó la vista. Esto generó traumatismos puesto que tuvo que reconstruir toda su forma de percibir y reaccionar ante el medio que ahora se presentaba delante de él de una manera desconocida: formas, distancias y colores.

 

Aparte de saber a dónde dirigirte, debes saber cómo moverte coordinadamente con esta información.

 

 

c)     ”Ojo de aguja”. El ojo permite exactitud de sensibilidad direccional e imagen limitada.

 

Un ojo con una apertura estrecha, permitiría tener una mejor percepción de la dirección de la luz o la oscuridad y ayudaría a obtener imágenes rudimentarias.

 

En definitiva, aquí está el dogma otra vez:

 

Personalmente no conozco cámara alguna que trabaje sin lente, sin embargo el dogma establece aquí, que se pueden capturar imágenes sin lente, aun así, dirigibles (o sea es como apuntar un arma sin miras). Recuerde que son imágenes direccionadas, esto es, con un objetivo.

 

Esto es todo un insulto a la óptica, ya que la función de la lente es concentrar la poca cantidad de luz que ingresa por un agujero tan pequeño, si es que quieres capturar una imagen a más de tres veces el ancho de la apertura, de distancia.

 

 

 

Las diferencias entre los diferentes ojos animales (cefalópodos, vertebrados, etc) obligan a los biólogos a señalar evoluciones convergentes, tales como las de los diferentes animales de la imagen, lo cual desestabiliza la secuencia del proceso de creación del ojo.

 

Tal como señalan muchos biólogos: <<no se puede eliminar ningún componente del ojo, porque éste pierde función>>.

 

Claro que los escépticos defienden que se podrían eliminar muchos de los 500 componentes del ojo del Octopus hasta llegar a los 30 componentes del ojo del anélido Stylana, aunque el pulpo sólo vería luz lo que le llevaría a su extinción sin posibilidad de dejar descendientes.

 

La visión de los ojos sin lente respondía a necesidades biológicas específicas. Cada animal tiene los órganos que necesita, y su cambio en la mayoría de los casos llevaría a la extinción o a la desestabilización de todo el ecosistema…provocando la extinción de sus vecinos.

 

Un ejemplo de la extraordinaria complejidad de los ojos se encuentra en los trilobites que poseían un ojo compuesto (holocroal) consiste en lentes hexagonales contiguos de calcita en números entre 100 y 15 mil.

 

De hecho, el hallazgo de fósiles de trilobites y ojos fósiles de artrópodos entre los animales del cámbrico, con ojos complejos de 515 millones de años completamente funcionales, desestabiliza la idea de una evolución progresiva.

 

Frente a esta incomoda realidad, las peculiares explicaciones para el <<área de células fotosensibles>> en ojos sin lente, el <<área doblada y deprimida>>, tales como la evolución convergente, la evolución progresiva, etc, son pura fantochería. Y constituyen un dogma fanático, religioso, irracional, que requiere la más elevada fe, si consideramos que el ojo como órgano, que sólo es útil en función de su complemento con otros órganos o sistemas que conforman el sistema nervioso, que al final sería el determinante de la utilidad o no de la nueva “adaptación” en el ojo.

 

 

Fuente:

http://kerchak.com/fosiles-revelan-una-rapida-evolucion-de-los-ojos/

 

http://www.nature.com/nature/journal/v480/n7376/full/nature10689.html

 

http://sedin-notas.blogspot.com.br/2011/12/un-depredador-del-cambrico-tenia-ojos.html

 

 

Colaborador en el artículo: Dan de Barna

 

Submit a Comment