Manzana de Adán | October 22, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

LA NATURALEZA: PRUEBA INTRÍNSECA DE LA EXISTENCIA DE DIOS

LA NATURALEZA: PRUEBA INTRÍNSECA DE LA EXISTENCIA DE DIOS
Lucas Fonseca Costa
  • On 24 de November de 2013
  • Ideología:
  • Creacionista Tierra Joven
  • País:
  • Brasil

Dijo el necio en su corazón: No hay Dios. […]. Salmos 14:1

 

El Apóstol Paulo declara que ningún hombre tiene disculpas delante de Dios para no creer en Su existencia. El argumento que el apóstol Paulo usa como base de esta afirmación es que todos los hombres pueden mirar para la creación (la naturaleza, los seres vivos, el universo y todas las otras cosas) y saber que Dios creó todas estas cosas, según está escrito en Romanos 1:20-22

 

“Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa [disculpa]. A pesar de haber conocido a Dios, [los hombres] no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se extraviaron en sus inútiles razonamientos [pseudo-cientificos], y se les oscureció su insensato corazón. Profesando ser sabios, se hicieron necios”.

 

La afirmación del apóstol Paulo, de que Dios creó todas las cosas y que por esa creación podemos saber que existe un Dios, puede, aparentemente, sonar como “anti-científica”, pero, como realmente dijo el apóstol, la propia naturaleza da fundamento científico para que podamos creer que una mente inteligentísima creó todas las cosas: Dios, y la ciencia muestra esto en un argumento llamado “El Ajuste Preciso del Universo” o, incluso, “La Sintonía Fina del Universo”.

El argumento del “ajuste preciso” o de la “sintonía fina” ha sido comentado por el filósofo y defensor de la fe cristiana, William Lane Craig, de la siguiente forma: “El hombre llegó a descubrir que el universo está bien afinado para la existencia de vida inteligente con una complejidad y delicadeza que literalmente desafían la comprensión humana”.

Y es justamente esta complejidad y delicadeza la cual nos da la prueba de que existe un Dios: es imposible que un universo tan complejo, ajustado para la vida e, incluso bello, haya surgido de la nada.

La complejidad y la delicadeza del universo ocurren porque que él es como un reloj suizo: lleno de engranajes que actúan juntos para el perfecto funcionamiento del reloj. De la misma forma actúan as llamadas <<Constantes de la Naturaleza>>, que son las leyes que rigen la naturaleza y todo el universo, expresadas en ecuaciones matemáticas, como, por ejemplo, la “Ley de la Gravedad”. Cualquier variación, aunque sea pequeña, en alguna de estas constantes, podría hacer con que la vida en la tierra fuese imposible, así como también el propio universo.

Un ejemplo de sintonía en el universo es la llamada <<fuerza nuclear débil>>, que opera dentro del núcleo de un átomo, y que es algo tan precisamente ajustado que si hubiese una alteración en su valor de una parte en 1,0 x 10 ¹ºº (diez – mil hexadecillones, es decir, el número 1 acompañado de cien ceros – esto sería una alteración absurdamente pequeña en el valor de la constante) habría impedido la existencia de la vida en el universo.

Enfrentados a un universo tan complejo y tan bien ajustado, surge una duda: ¿porqué el universo está perfectamente ajustado y no justamente al contrario? La probabilidad mayor es que todas las cosas fuesen caóticas, y no ajustadas. Pero, por algún motivo, ellas están bien ajustadas. ¿Creación divina? Algunas personas dirán que no, pero David ya nos alertó sobre estas personas: Por causa de su orgullo el impío no busca a Dios; todos sus pensamientos son que no hay Dios. Salmos 10:4.

 

La creación y la ciencia señalan, innegablemente, para la existencia de Dios, por esto, tenga fe: La Verdad está de nuestro lado.

 

De su hermano en Cristo,

Lucas Fonseca Costa.

 

Submit a Comment