Manzana de Adán | October 22, 2017

Scroll to top

Top

Biología

↻ Volver al Glosario

 

EVOLUCIÓN: Una de las principales fuentes de confusión en el debate creación-evolución es la definición de la propia palabra “evolución”. En el contexto biológico, la evolución es el simple cambio genético en poblaciones de organismos en generaciones sucesivas. Sin embargo, el mundo tiene una variedad de diferentes significados en diversos campos, desde computación evolutiva, química evolutiva, evolución cultural, estelar y evolución galáctica. Puede incluso referirse a la evolución metafísica, evolución espiritual, o a cualquiera de las numerosas filosofías evolucionistas.

En un contexto coloquial, el término <<evolución>> puede referirse a cualquier tipo de desarrollo progresivo, y regularmente envuelve una connotación sobre mejoramiento gradual: el término es entendido como un proceso del cual resulta una mejor cualidad o complejidad de lo que evoluciona. En realidad la evolución de los organismos no trae aparejada como consecuencia una mejora; los avances son sólo situacionales.

Los biólogos no consideran a ninguna especie como “más evolucionada” o “avanzada” que otra contemporánea, incluyendo a los humanos.

Cuando la evolución biológica es confundida, mezclándola con otros procesos evolutivos no biólogicos, puede de ello resultar una serie de errores tales como sostener que las teorías modernas evolucionarias dicen algo sobre abiogénesis o sobre la Teoría del Big Bang.

Las fuentes creacionistas frecuentemente definen la evolución de acuerdo con su sentido coloquial más que por su sentido científico. Como resultado, muchos intentos de refutar la evolución biológica son en realidad <<falacia del hombre de paja>> que no se dirigen hacia los argumentos de la evolución biológica. Los defensores del creacionismo y del evolucionismo en varias ocasiones sólo realizan conversaciones sin conexiones.

El problema de fondo, es que la defensa de la evolución biológica lleva, inevitablemente, a la defensa de otros tipos de evolución (química evolutiva, evolución social, evolución cultural, etc).

Así, aunque los cristianos evolucionistas y los defensores de Diseño Inteligente reconocen esas diferencias, centrando el debate en la evolución biológica, los defensores del evolucionismo (ateos y agnósticos) usan en su discurso todos los tipos de evolución de forma conjunta.

La consecuencia es que, en una discusión entre defensores del creacionismo y del evolucionismo, se acaben mezclando las evidencias y los diferentes tipos de evolución, provocando un debate confuso y amplio donde tiene cabida desde la abiogénesis hasta la Teoría del Big Bang.

 

EVOLUCIÓN BIOLÓGICA: La evolución biológica es, en definitiva, una premisa científica que analizando las evidencias defiende la aparición y el desarrollo de la vida por causas naturales. Se opone a otra premisa científica denominada “Diseño Inteligente” que propone la aparición y el desarrollo de la vida por causa de un diseñador a partir de las evidencias que aporta la biología, sin que ello implique entrar a considerar quien pudiera ser ese diseñador, ya que es algo que no pertenece al ámbito de la biología.

 

EVOLUCIONISTA: Un evolucionista es un defensor de la <<Teoría de la evolución>>, siendo que puede ser tanto un ateo, un agnóstico, como incluso un cristiano defensor de la Biblia. De hecho, algunos intelectuales cristianos defienden que la evolución es el mecanismo usado por Dios para crear las diferentes especies, aunque también defienden el relato bíblico del Génesis, incluyendo el diluvio.

Las interpretaciones del Génesis por los cristianos evolucionistas varía dependiendo de cada creyente, e incluso algunos califican el relato de Adán y Eva de simbólico, y el relato del diluvio explicado a partir de los deshielos del pleistoceno.

Muchos evolucionistas son defensores del evolucionismo, lo cual lleva a pensar que todo evolucionista defiende el evolucionismo, lo cual es erróneo.

 

DISEÑO  INTELIGENTE (DI): Propuesta científica <<creacionista>> presentada por biólogos, que defiende que la vida, el origen del universo, y el ser humano son el resultado de la acción personal y deliberada de uno o más agentes inteligentes, sin entrar en detalles sobre quien o quienes pudieran ser, ya que eso se sale del ámbito de la biología.

Esta propuesta científica profundiza en la complejidad irreductible y sus implicaciones biológicas para intentar probar que es imposible que la selección natural y las mutaciones hayan producido la diversificación de los seres vivos, por lo que las evidencias apuntan a la existencia de un diseñador inteligente.

Los defensores de esta propuesta científica se sienten molestos de ser denominados <<creacionistas>>, ya que su propuesta no busca probar la fiabilidad del relato bíblico, ni la existencia del diluvio a partir de la biología o la geología catastrofista, ni defienden la creación súbita del universo y de la vida ex-nihilo, ni siquiera una Tierra Joven, tal como hacen algunos creacionistas usando la ciencia.

El Diseño Inteligente es, en consecuencia, una teoría biológica opuesta a la teoría de la evolución, pero absolutamente científica (falsable), independiente de la fé de quienes la defiendan.

Para distanciarse del fundamentalismo creacionista tradicional, los defensores del DI prefieren denominar a los creacionistas tradicionales con el calificativo de <<Creacionismo científico>>. Pero su negativa a ser denominados <<creacionistas>> provoca que los defensores del evolucionismo les califiquen de mentirosos, ya que es evidente que si existe un diseñador inteligente (sea quien sea), eso implica creación.

Así, como ya se ha expuesto en la entrada <<CREACIONISTAS DE TIERRA JOVEN>>, lo correcto sería denominar a los creacionistas religiosos tradicionales como <<creacionistas bíblicos>> y <<creacionistas científicos bíblicos>>, lo que evitaría que la palabra creacionismo perdiera su sentido etimológico, y permitiría que pudiera usarse debidamente para definir la propuesta científica creacionista del Diseño Inteligente.

Considerado pseudociencia por la ciencia oficial, dominada actualmente por fundamentalistas ateos defensores del evolucionismo, los defensores de esa postura científica son en su mayoría creacionistas cristianos, aunque también tiene defensores entre científicos deístas o creacionistas monoteístas de todo tipo de religiones: Judíos, musulmanes, etc.

La posición intelectual del DI, por el hecho de ser plenamente científica encuentra apoyo incluso de una minoría de ateos que consideran que la vida en la Tierra puede haber surgido debido a la labor de seres extraterrestres, es decir, que pertenecen a una rama del DI que puede ser definida como <<creacionismo ateo>>.

Los científicos defensores del DI, acostumbran a dejar a un lado sus creencias religiosas personales para realizar un trabajo de investigación objetivo, pero debido a sus creencias personales los ateos defensores del evolucionismo acusan a esta propuesta científica de <<religiosa>>, sin tener en cuenta a los ateos que también defienden el Diseño Inteligente.

 

COMPLEJIDAD IRREDUCTIBLE: Se conoce con este nombre un argumento desarrollado por el bioquímico Michael Behe para apoyar el diseño inteligente. Su autor defiende que la organización de ciertos sistemas bioquímicos no sería explicable por una evolución gradual o por partes, ya que sería incompatible con su funcionamiento; de ahí se deduciría que no se habrían podido formar a partir de la selección natural, como han propuesto los evolucionistas desde Charles Darwin.

Michael Behe, creador del concepto, define un sistema irreducible como: <<un sistema individual compuesto de varias partes bien coordinadas que interaccionan para desempeñar la función básica de este, de modo que si se eliminara cualquiera de esas partes dejaría de funcionar por completo>>. En otras palabras, es el nivel más sencillo en el que puede funcionar ese sistema.

La propuesta de Michel Behe expuesta con este nombre por primera vez en 1996, en la obra “La Caja Negra de Darwin”, busca demostrar que los seres vivos debieron de haber sido manipulados por una inteligencia no humana (presumiblemente divina), a lo largo de su evolución para que su funcionamiento fuese el correcto, apoyándose en que desde una bacteria hasta un ser humano tienen partes en su organismo cuya eliminación evita que éste pueda funcionar.

Según la ciencia oficial que se opone radicalmente a dicha propuesta, el diseño inteligente de Behe no puede considerarse ciencia empírica, sino pseudo-ciencia, ya que, según sus detractores, violaría sistemáticamente los siguientes criterios científicos:

a- Falsabilidad: el diseño inteligente de Behe no es falsable, ya que no adelanta ninguna posible observación que pudiera refutar a su hipótesis. Luego es irrefutable=pseudo-ciencia.

b- Capacidad predictiva: no predice ningún hecho nuevo o inesperado que de confirmarse pueda verificar su hipótesis.

c- Parsimonia de niveles: apela a niveles metafísicos, como el diseñador inteligente, que son innecesarios cuando basta con los niveles de realidad más próximos y verificables.

d- Consistencia externa: el diseño inteligente no tiene compatibilidad con ninguna ciencia contigua, a diferencia de la evolución que es compatible con la geología evolucionista, la evolución estelar, etc.

e- Confirmación empírica: carece de evidencias empíricas que le permitan competir con la teoría de la evolución y sus pruebas bioquímicas, genéticas, embriológicas, paleontológicas, etc.

f- Consistencia meta científica: viola el postulado de la legalidad (todo obedece a leyes empíricas) y el postulado de Lucrecio (nada sale de la nada), ya que el diseñador inteligente, supuestamente, no obedece a ley alguna y de la nada hizo el mundo (sic); etc. No obstante, es posible que el diseñador haya creado el planeta y sus habitantes mediante leyes físico-universales pre-establecidas por el mismo. Como cuando se crea un programa de computadora. Dicha teoría aun está lejos de poder comprobarse científicamente, pero únicamente porque aun esta fuera de nuestra comprensión.

g. Incompatibilidad con la ciencia evolucionista: La Biología molecular prueba que existe una gran uniformidad en los componentes moleculares de los seres vivos. Tanto en las bacterias y otros microorganismos como en organismos superiores (vegetales y animales), la información está expresada como secuencias de nucleótidos, que se traducen en proteínas formadas por los mismos veinte aminoácidos.

Esta uniformidad de las estructuras moleculares sugiere la existencia de ancestros comunes para todos los organismos y la continuidad genética de estos.

Por ejemplo, el citocromo c de humanos y chimpancés está formado por 104 aminoácidos, exactamente los mismos y en el mismo orden. El citocromo del mono Rhesus sólo difiere del de los humanos en un aminoácido de los 104; el del caballo en 11 aminoácidos; y el del atún en 21. El grado de similitud refleja la aparente proximidad de un ancestro común, lo cual permite reconstruir la filogenia de estos organismos.

Según la ciencia evolucionista, la secuenciación de ADN <<ha demostrado>> que el chimpancé es nuestro pariente actual más cercano: su ADN difiere del nuestro en sólo un 2’5%.

 

ESPECIE: Una especie es la unidad básica de la clasificación biológica. Una especie se define como grupo de organismos capaces de entrecruzarse y de producir descendencia fértil. Es un grupo de poblaciones naturales cuyos miembros pueden cruzarse entre sí, pero no pueden hacerlo con los miembros de poblaciones pertenecientes a otras especies.

Mientras que en muchos casos esta definición es adecuada, es a menudo difícil demostrar si dos poblaciones pueden cruzarse y dar descendientes fértiles. Además, es imposible aplicarla a organismos que no se reproducen sexualmente, como las bacterias, o a organismos fósiles.

Con el fin de superar las evidentes limitaciones de esta definición, se han creado variaciones clasificatorias (evolutiva, morfológica, filogenética, biológica y ecológica).

 

FALSABILIDAD: La falsabilidad (refutabilidad) es la propiedad que tendrá una proposición universal, si existe al menos un enunciado lógicamente posible, que se deduzca de ella, que pueda demostrarse falso mediante observación empírica. Si ni siquiera es posible imaginar un enunciado empíricamente comprobable que contradiga la proposición original, entonces tal proposición no será falsable.

Al referirnos al método científico, la falsabilidad viene a ser el segundo pilar, que da a conocer que toda proposición científica tiene que ser susceptible a ser falsada. Esto implica que se puedan diseñar experimentos que, en el caso arrojar resultados distintos a los predichos, negarían la hipótesis puesta a prueba.

De otro modo, se deberían de aceptar en la ciencia afirmaciones ajenas a la experiencia y la realidad, dando paso a la especulación de entidades, causas o efectos imaginarios que no poseen posibilidad alguna de ser falseados, transformando la ciencia en irracional: no se puede negar propiedades de aquello que no existe.

 

PEER-REVIEW: Herramienta de control sobre los textos que se proponen para publicar en revistas de prestigio científico (“Science”, “Nature”, etc).

El Peer review, también conocido como <<revisión por pares>>,  se basa en la aceptación o rechazo del texto, antes de su publicación, hecha por un científico del mismo nivel o superior, o por un grupo de ellos. El objetivo es evitar que las revistas de divulgación científica publiquen artículos con errores, o que se publiquen artículos que, aun con base científica, no se adapten a la línea editorial.

La aceptación o rechazo de un artículo por una revista de prestigio, no implica que la comunidad científica apoye lo publicado.  Pero, en general, se exige que las novedades científicas pasen por un Peer review para considerarlas fiables.

Los críticos del Peer-review señalan que, en muchos casos, existe el peligro de que se rechacen artículos que van contra las ideas personales de sus jueces, o de la comunidad científica, sin por ello necesariamente estar equivocados.

Ni siempre la comunidad científica rechaza las novedades que no han pasado por un Peer review, ya que por ejemplo, la estructura del ADN descubierta por F. Creeck e J. Watson se publicó sin la aceptación previa de un Peer review.

Por el contrario, las aportaciones científicas realizadas por científicos creacionistas son siempre rechazadas por la comunidad científica, al margen de que pasen o no por un Peer review.

Una prueba de ello es el hallazgo de Carbono 14 en huesos de 8 especies de dinosaurio, y su posterior datación que ofreció la sorprendente cifra de entre 22.000 y 40.000 años. Este estudio realizado por los científicos Dr. Robert Bennett y el Dr. Jean de Pontcharra, (hasta hace poco vinculados al Centro de Investigación de Grenoble de la Comisión de Energía Atómica de Francia), ha sido criticado por falta de Peer review, y se ha intentado esconder de la opinión pública.

Por su parte, la repetida publicación en la revista “Science” de diferentes artículos que demostraban que la velocidad de desintegración radioactiva no ha sido constante, según los estudios del físico nuclear Robert V. Gentry, han sido ignorados, criticados y rechazados, después de pasar el Peer review, por cuestionar los métodos de datación radiométricos usados actualmente, beneficiando los argumentos creacionistas.

 

PANSPERMIA: La panspermia (del griego παν- pan, todo y σπερμα sperma, semilla) es una hipótesis que propone que la vida puede tener su inicio en cualquier parte del universo y no proceder directa o exclusivamente de la Tierra.

La mayoría de los defensores de esta teoría proponen que la vida probablemente se formó en la cabeza de los cometas en forma de bacterias, y éstos, al fragmentarse tarde o temprano, pudieron haber llegado a la Tierra incrustados en meteoros pétreos. Algo así como una especie de siembra cósmica o panspermia.

El astrónomo Fred Hoyle apoyó dicha hipótesis, aunque fue en 1903 cuando el químico —y ganador del Premio Nobel – Svante Arrhenius popularizó el concepto de la vida originándose en el espacio exterior.

Por su parte, Francis Crick, premio Nobel por el co-descubrimiento de la estructura del ADN,  junto con la química Leslie Orgel, presentaron en 1973 la posibilidad de que la vida hubiera sido sembrada en la Tierra por una civilización inteligente que habría traído las bases para la vida (ADN), intencionadamente, en una nave espacial. Esta propuesta se conoce con el nombre de Panspermia dirigida.

 

EQUILIBRIO PUNTUADO: También denominado <<Equilibrio Interrumpido>>, es una teoría del campo de la evolución biológica propuesta por Niles Eldredge y Stephen Jay Gould en 1972.

“Equilibrio puntuado” es la traducción literal de la expresión “Punctuated Equilbrium” cuyo uso está más extendido en las traducciones. No obstante, expresiones más acordes al sentido de la expresión inglesa serían “Equilibrio intermitente” o “Equilibrio interrumpido”.

Lo específico de la teoría del equilibrio puntuado tiene que ver con el ritmo al que evolucionan las especies. Según Eldredge y Gould, durante la mayor parte del tiempo de existencia de una especie ésta permanecería estable o con cambios menores (periodos de estasis), acumulándose cambio evolutivo durante el proceso de especiación (formación de una especie nueva), que sería una especie de revolución genética breve en términos geológicos.

No se discute el carácter gradual del cambio evolutivo, sino que se niega la uniformidad de su ritmo.

En el registro fósil se observa a menudo que las especies permanecen estables durante un tiempo para luego desaparecer o transformarse de forma aparentemente brusca. El gradualismo explica este hecho por las imperfecciones del registro geológico, mientras que según la hipótesis del equilibrio puntuado este hecho sería una consecuencia directa del modo en que las especies evolucionan, haciendo relativamente improbable la fosilización de las formas de transición. Esa improbabilidad aumenta si, como la teoría supone, la especiación se produce sobre todo en situaciones de crisis, en poblaciones de distribución localizada y efectivo reducido.

 

ABIOGÉNESIS: También denominada <<Biopoesis>>. Esta palabra se refiere al origen de la vida y la formación de los seres vivos, en el planeta Tierra, desde la materia inanimada (material inorgánico), como inicio del proceso evolutivo.

 

AUTOPOIESIS: Esta palabra es un neologismo propuesto en 1971 por los biólogos chilenos Humberto Maturana y Francisco Varela para designar la organización de los sistemas vivos.

Una descripción breve sería decir que la autopoiesis es la condición de existencia de los seres vivos en la continua producción de sí mismos.

Según Maturana y Varela son autopoiéticos los sistemas que presentan una red de procesos u operaciones (que los definen como tales y lo hacen distinguibles de los demás sistemas), y que pueden crear o destruir elementos del mismo sistema, como respuesta a las perturbaciones del medio. Aunque el sistema cambie estructuralmente, dicha red permanece invariante durante toda su existencia, manteniendo la identidad de este.

Los seres vivos son, individualmente, sistemas autopoiéticos moleculares, y que están vivos sólo mientras están en autopoiesis.

 

ESTOCÁSTICO: Se denomina estocástico (del latín stochasticus, que a su vez procede del griego στοχαστικός, “hábil en conjeturar”) al sistema cuyo comportamiento es intrínsecamente no determinístico.

Un proceso estocástico es aquel cuyo comportamiento es no determinista, en la medida que el subsiguiente estado del sistema está determinado tanto por las acciones predecibles del proceso como por elementos aleatorios.

Un ejemplo de proceso estocástico en el mundo natural es la presión en un gas tal y como se modela en un proceso de Wiener. Incluso aunque (en términos clásicos) cada molécula se mueve siguiendo un patrón determinístico, el movimiento de un conjunto de ellas es informática y prácticamente impredecible.

Un ejemplo típico de proceso estocástico en biología son las mutaciones. La mutación es un proceso aleatorio (estocástico) en el sentido de que la ocurrencia de una mutación particular no está determinada por la presencia o ausencia del organismo que la sufre en un ambiente donde la mutación podría ser ventajosa; es decir, cuando la mutación causa una sustitución de un aminoácido en una proteína lo hace sin considerar si el cambio es ventajoso para la proteína. También es aleatorio porque si bien podemos predecir la probabilidad de que ocurra una mutación particular, no podemos predecir cuál de un gran número de copias génicas sufrirá la mutación.

 

CELULAS PROCARIOTAS: Se llama procariota a la célula sin núcleo celular definido, es decir, cuyo material genético se encuentra disperso en el citoplasma.

 

CELULAS EUCARIOTAS: Se llaman eucariotas a las células que sí tienen un núcleo diferenciado del citoplasma, es decir aquellas cuyo ADN se encuentra dentro de un compartimiento separado del resto de la célula.

 

AMINOÁCIDOS: Un aminoácido es una molécula orgánica. Los aminoácidos son los bloques de construcción básicos de las proteínas.

 

PROTEÍNAS: La unión de varios aminoácidos da lugar a cadenas llamadas péptidos o polipéptidos, que se denominan proteínas cuando la cadena polipeptídica supera una cierta longitud (entre 50 y 100 residuos aminoácidos, dependiendo de los autores) o la masa molecular total supera las 5000 uma (Unidad de Masa Atómica) y, especialmente, cuando tienen una estructura tridimensional estable definida.

El ADN gobierna la producción de proteínas en la célula. Las moléculas más grandes de proteínas contienen millones de átomos distintos.

 

RIBOSOMAS: Los ribosomas son complejos macromoleculares de proteínas y ácido ribonucleico (ARN) que se encuentran en el citoplasma, en las mitocondrias, en el retículo endoplasmático y en los cloroplastos. Son un complejo molecular encargado de sintetizar proteínas a partir de la información genética que les llega del ADN transcrita en forma de ARN mensajero (ARNm).

Así, los ribosomas son las estructuras supramoleculares encargadas de la síntesis de proteínas, en un proceso conocido como <<traducción>>. La información necesaria para esa síntesis se encuentra en el ARN mensajero (ARNm), cuya secuencia de nucleótidos determina la secuencia de aminoácidos de la proteína; a su vez, la secuencia del ARNm proviene de la transcripción de un gen del ADN. El ARN de transferencia lleva los aminoácidos a los ribosomas donde se incorporan al polipéptido en crecimiento.

El ribosoma lee el ARN mensajero y ensambla los aminoácidos suministrados por los ARN de transferencia a la proteína en crecimiento, proceso conocido como traducción o síntesis de proteínas.

Todas las proteínas están formadas por aminoácidos. Entre los seres vivos se han descubierto hasta ahora 20 aminoácidos. En el código genético, cada aminoácido está codificado por uno o varios codones. En total hay 64 codones que codifican 20 aminoácidos y 3 señales de parada de la traducción. Esto hace que el código sea redundante y que haya varios codones diferentes para un mismo aminoácido.

 

GEN: Un gen es una secuencia ordenada de nucleótidos en la molécula de ADN (o ARN, en el caso de algunos virus) que contiene la información necesaria para la síntesis de una macromolécula con función celular específica, habitualmente proteínas pero también ARNm, ARNr y ARNt.

Esta función puede estar vinculada con el desarrollo o funcionamiento de una función fisiológica. El gen es considerado la unidad de almacenamiento de información genética y unidad de la herencia, pues transmite esa información a la descendencia. Los genes se disponen, pues, a lo largo de ambas cromátidas de los cromosomas y ocupan, en el cromosoma, una posición determinada llamada locus. El conjunto de genes de una especie, y por tanto de los cromosomas que los componen, se denomina genoma. Los genes están localizados en los cromosomas en el núcleo celular.

Así, un gen es una secuencia o segmento de ADN necesario para la síntesis de ARN funcional, como el ARN de transferencia o el ARN ribosomal. Sin embargo, estos dos tipos de ARN no codifican proteínas, lo cual es hecho por el ARN mensajero. Para ello, la transcripción genera una molécula de ARN que posteriormente sufrirá traducción en los ribosomas, proceso por el cual se genera una proteína.

Otros genes no son traducidos a proteína, sino que cumplen su función en forma de ARN. Entre éstos, encontramos genes de ARN transferente, ARN ribosómico, ribosomas y otros ARN pequeños de funciones diversas.

Algunos genes han sufrido procesos de mutación u otros fenómenos de reorganización y han dejado de ser funcionales, pero persisten en los genomas de los seres vivos. Al dejar de tener función, se denominan pseudogenes, y pueden ser muy parecidos a otros genes del mismo organismo que sean funcionales.

 

GENOTIPO: El genotipo se refiere a la información genética que posee un organismo en particular, en forma de ADN.

El genotipo, junto con factores ambientales que actúan sobre el ADN, determina las características del organismo, es decir, su fenotipo. De otro modo, el genotipo puede definirse como el conjunto de genes de un organismo y el fenotipo como el conjunto de rasgos de un organismo. Por tanto, los científicos y los médicos hablan a veces por ejemplo del genotipo de un cáncer particular, separando así la enfermedad del enfermo.

Toda la información contenida en los cromosomas se conoce como genotipo, sin embargo dicha información puede o no manifestarse en el individuo. El fenotipo se refiere a la expresión del genotipo más la influencia del medio.

 

FENOTIPO: En biología y ciencias de la salud, se denomina fenotipo a la expresión del genotipo en función de un determinado ambiente.

Un fenotipo es cualquier característica o rasgo observable de un organismo, como su morfología, desarrollo, propiedades bioquímicas, fisiología y comportamiento. La diferencia entre genotipo y fenotipo es que el genotipo se puede distinguir observando el ADN y el fenotipo puede conocerse por medio de la observación de la apariencia externa de un organismo.

 

ACIDO DESOXI-RIBONUCLEICO (ADN): El ácido desoxirribonucleico, frecuentemente abreviado como ADN, es un ácido nucleico que contiene instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos y algunos virus, y es responsable de su transmisión hereditaria.

Los segmentos de ADN que llevan esta información genética son llamados genes.

 

ACIDO RIBONUCLEICO (ARN): El ácido ribonucleico (ARN o RNA) es un ácido nucleico formado por una cadena deribonucleótidos. Está presente tanto en las células procariotas como en las eucariotas, y es el único material genético de ciertos virus (virus ARN).

En los organismos celulares desempeña diversas funciones. Es la molécula que dirige las etapas intermedias de la síntesis proteica; el ADN no puede actuar solo, y se vale del ARN la producción de las proteínas que necesita la célula para sus actividades y su desarrollo.

 

ALELOS MUTANTES: Un alelo o aleloide (del griego: αλλήλων, allélon: uno a otro, unos a otras) es cada una de las formas alternativas que puede tener un gen que se diferencian en su secuencia y que se puede manifestar en modificaciones concretas de la función de ese gen.

Por ejemplo, el gen que regula el color de la semilla del guisante presenta dos alelos: uno que determina el color verde y otro que determina el color amarillo.

Un alelo salvaje es aquel que se considerado “normal” para el organismo en cuestión, oponiéndose a los alelos mutantes que se refieren a modificaciones genéticas relativamente recientes para la especie.

 

HOMOQUIRALIDAD: Las moléculas quirales son moléculas que pueden existir en dos formas (enantiómeros), que son imágenes simétricas especulares entre sí, una zurda y otra diestra. Por ejemplo, nuestras manos son quirales, ya que presentan dos formas, la mano izquierda y la mano derecha, ambas son simétricas entre sí, con su imagen en espejo pero no superponible.

Las moléculas orgánicas son en su mayoría quirales, con algunas formas favorecidas sobre otras. Por ejemplo, los aminoácidos que componen las proteínas sólo existen en una de sus dos formas de enantiómeros, la forma “zurda” (L) o forma levógira. Por otro lado, los azúcares presentes en el ADN de los organismos vivos son los únicos “diestros” (D) o dextrógiros.

Esta propiedad que las moléculas presentan en los organismos vivos, de estar presentes solo en una sola de sus dos formas estructurales se llama homoquiralidad.

 

ENANTIÓMEROS: Las moléculas quirales son moléculas que pueden existir en dos formas (enantiómeros), que son imágenes simétricas especulares entre sí, una zurda y otra diestra.

Así, dos estructuras especulares no superponibles de la misma molécula se denominan enantiómeros, cada uno de ellos hace girar el plano de la luz polarizada hacia un lado diferente, derecha o izquierda. Si se mezclan dos enantiómeros en igual proporción, resulta una mezcla denominada racémica que no presenta actividad óptica porque se compensan los dos efectos.

En la vida cotidiana encontramos algunos símiles de enantiómeros, por ejemplo la mano izquierda es la imagen especular de la de la mano derecha y ambas no son superponibles; también los zapatos tienen una relación enantiómera, una zapatería sería una mezcla racémica.

 

MONÓMEROS: Un monómero (del griego mono, ‘uno’, y meros, ‘parte’) es una molécula de pequeña masa molecular que unida a otros monómeros, a veces cientos o miles, por medio de enlaces químicos, generalmente covalentes, forman macromoléculas llamadas polímeros. Ejemplos:

• Los aminoácidos son los monómeros de las proteínas.

• Los nucleótidos son los monómeros de los ácidos nucleicos.

• Los monosacáridos son los monómeros de los polisacáridos.

 

NUCLEÓTIDOS: Son los monómeros de los ácidos nucleicos (ADN y ARN) en los cuales forman cadenas lineales de miles o millones de nucleótidos, pero también realizan funciones importantes como moléculas libres (por ejemplo, el ATP o el GTP).

 

ENZIMAS: Reciben este nombre las moléculas que funcionan como catalizadores biológicos.

En otras palabras, son moléculas de naturaleza proteica y estructural que catalizan reacciones químicas, siempre que sean termodinámicamente posibles: una enzima hace que una reacción química que es energéticamente posible, pero que transcurre a una velocidad muy baja, sea cinéticamente favorable, es decir, transcurra a mayor velocidad que sin la presencia de la enzima.

Un concepto importante es que el catalizador no se modifica durante la reacción química (catálisis), lo que lo diferencia de un reactivo.

 

MEZCLA RACÉMICA: Denominada también racemato, una mezcla racémica es definida como una mezcla de dos enantiómeros, con cantidades iguales (50%), siendo uno dextrógiro (d-) y el otro levógiro (l-). Siendo así, un haz de luz que incida sobre esa mezcla no será desviado para la derecha ni para la izquierda, siguiendo paralelo al eje de las abscisas.

 

VIDA RACÉMICA: Es una posibilidad, teórica, para la vida que no se ha podido verificar, ya que la vida, tal cual la conocemos, es homoquiral.

El descubrimiento de homoquiralidad; es decir, el hecho de que únicamente existen moléculas de una cierta configuración L-aminoácidos o D-azúcares, en las moléculas biológicas es de suma importancia en los estudios encaminados a entender el origen de la vida.

Por ejemplo, uno se puede preguntar ¿Porqué no es posible la vida con biomoléculas racémicas? Y una posible explicación es que la evolución molecular, desde sustancias inanimadas hasta organismos vivientes, basada en una “vida racémica” es mucho menos favorable que la ruta evolutiva que da lugar a la “vida homoquiral”.

Efectivamente, se puede argumentar que si los procesos biológicos operaran de forma racémica, serían mucho más complicados. Por ejemplo, para que una “vida racémica” fuera tan eficiente como la “vida homoquiral” que conocemos, los organismos estarían forzados a utilizar dos o más conjuntos de enzimas.

El funcionamiento de tales organismos sería mucho más complicado que el operante con un solo conjunto de enzimas.

Una respuesta clara y definitiva a estas preguntas no existe.

Siendo objetivos, a muchos científicos les resulta difícil entender como la evolución natural ha provocado la homoquiralidad, ya que sería más lógico que encontrásemos en su lugar algún tipo de vida racémica, o cual ha llevado a algunos a defender el creacionismo a partir de esta evidencia.

La ciencia evolucionista señala que la quiralidad existe a nivel de partículas elementales. Así, en principio es factible que la homoquiralidad de las moléculas biológicas esenciales (aminoácidos, proteínas, azúcares, nucleótidos, ácidos nucleicos, etc.) pudiera ser consecuencia de la quiralidad intrínseca de las partículas elementales.

Quizás pueda pensarse que si un día se encontrase vida extraterrestre, esta sea racémica y no homoquiral, y con ello verificar en la práctica lo que por ahora se encuentra únicamente en la teoría, así como verificar si podrían ser compatibles.