Manzana de Adán | December 17, 2017

Scroll to top

Top

Creacionismo

↻ Volver al Glosario

 

CREACIONISMO: Postura intelectual que defiende que la vida biológica no se origina en una evolución dirigida por la selección natural, sino que existe una inteligencia consciente de sí misma responsable por la aparición directa de la vida. Dicha inteligencia podría ser tanto espiritual, y ser encuadrada en los dioses representativos de las diferentes religiones, como incluso por seres extraterrestres.

Esta palabra fue usada primeramente por los cristianos que creían en una creación biológica según el relato bíblico, interpretado desde una perspectiva tradicional, y que son conocidos como <<creacionistas de Tierra Joven>>.

La fuerza social que esta posición intelectual científico-religiosa cristiana (Creacionismo de Tierra Joven) ha tenido en el pasado, ha hecho que la palabra <<creacionismo>> se asocie en exclusividad, erróneamente, con los defensores de la Biblia, ignorando su sentido etimológico que debería permitir que esa palabra fuera usada tanto por musulmanes, judíos, como por ateos que creen en una creación provocada por seres extraterrestres.

Este hecho ha llevado a que los defensores del Diseño Inteligente se nieguen a usar la palabra <<creacionismo>> para evitar que se confunda su propuesta científica y se califique de religiosa.

La solución para evitar esta confusión sería distinguir entre <<creacionismo bíblico>> y otros tipos de creacionismo: <<creacionismo islámico>>, <<creacionismo científico-bíblico>>, <<Diseño Inteligente>>, etc.

 

CREACIONISTAS DE TIERRA JOVEN: Los creacionistas cristianos clásicos denominados de “Tierra joven”, defienden que el planeta Tierra así como el resto del universo, tienen sólo 6000 años de antigüedad, y el diluvio bíblico se dio aproximadamente en el 3000 a. C., como consecuencia de una interpretación religiosa tradicionalista de la Biblia.

Estos creacionistas niegan la teoría de la evolución biológica y, especialmente, lo referido a la evolución humana biológica y cultural, además de las explicaciones científicas sobre el origen de la vida. Por esto rechazan todas las pruebas científicas (fósiles, geológicas, genéticas, etc.) sin pretender concretar de manera científica el origen de las especies.

También rechazan las explicaciones históricas y prehistóricas sobre los restos arqueológicos de todos los yacimientos antiguos, la aparición de la agricultura, la escritura, la domesticación de los animales, etc.

 

CREACIONISTAS DE TIERRA ANTIGUA: En oposición al creacionismo de la Tierra joven, una minoría de creacionistas admiten que la Tierra puede ser antigua, es decir, que podría tener millones o incluso miles de millones de años. Los defensores de esta propuesta defienden que Dios habría creado al hombre en esa Tierra antigua de la misma forma que lo vemos en la actualidad.

Existen diferentes tipos de creacionismo de la Tierra antigua, que interpretan el relato del diluvio de formas diferentes.

Algunos de los defensores de esta interpretación bíblica defienden un diluvio usando los mismos elementos usados por los creacionistas de Tierra joven (teoría de la canopla, teoría de las hidroplacas, etc), mientras que otros defienden un diluvio provocado por los deshielos del paleolítico final.

 

TEORÍA DE LA CANOPLA: En inglés “THE WATER CANOPY THEORY” es una teoría propuesta en 1874 por el profesor cuáquero Isaac Newton Vail (1840-1912) como explicación física para el diluvio.

La teoría propone una capa de vapor de agua rodeando el planeta, que habría colapsado por causas desconocidas provocando las lluvias descritas en el libro bíblico del Génesis.

Esta propuesta para el diluvio ganó inicialmente el apoyo de los Testigos de Jehová y del físico adventista Robert W. Woods antes de popularizarse a través de la obra “El diluvio del Génesis”, del Ingeniero hidráulico Henry M. Morris (creacionista de Tierra joven).

Actualmente, diversas críticas a la teoría han llevado a muchos creacionistas a dejar de lado la propuesta, aunque eventualmente sea defendida.

Uno de los modernos defensores de esa capa de vapor de agua en la atmósfera es el Ingeniero eléctrico Joseph Dillow, (creacionista de Tierra joven) , el cual propone una capa de vapor de agua equivalente a 12 metros de espesura (40 pies), como la cantidad suficiente y necesaria para sustentar 40 días y 40 noches de agua constante.

 

TEORÍA DE LAS HIDROPLACAS: Publicada en 1980 por Walter Brown, creacionista de Tierra joven en su libro “In the Beginning: Compelling Evidence for Creation and the Flood”, esta teoría ofrece una imaginativa explicación geológica de cómo se produjo el diluvio descrito en el libro bíblico del Génesis.

La teoría defiende que alrededor de 4.500 años atrás, la Tierra poseía características diferentes de las actuales, con una presión atmosférica elevada (aproximadamente 6 atm), relievo de bajas altitudes y océanos menos profundos de baja salinidad. También habría poseído un único súper-continente y una capa de agua subterránea homogénea de aproximadamente 1 km de espesura, con cerca de la mitad de la actual cantidad de agua de los océanos, que se situaría cerca de 15 km debajo de la superficie.

Un aumento de la presión del agua subterránea sobre las rocas con menor resistencia habría provocado una ruptura de la corteza terrestre, lanzando violentamente una enorme mezcla de agua, tierra y roca a la superficie, con una energía superior a la explosión de diez billones de bombas de hidrogeno.

Al llegar a la estratosfera, El agua lanzada habría congelado rápidamente, produciendo cristales de hielo que, al caer, habrían originado una fuerte lluvia torrencial que sería la lluvia de 40 días y 40 noches que describe la Biblia.

Las placas continentales terrestres se habrían deslizado gracias al agua subterránea generando la separación de los continentes, la cordillera meso-atlántica, la elevación de las cordilleras en los lugares donde las placas encontraron resistencia, cambiando toda la orografía del planeta.