Manzana de Adán | October 22, 2017

Scroll to top

Top

Paleontología

↻ Volver al Glosario

 

 

PALEONTOLOGÍA: Ciencia que estudia los seres vivos extinguidos a partir de los fósiles con el fin de reconstruir sus formas de vida. Posee un cuerpo de doctrina propio y comparte fundamentos y métodos con la Geología y la Biología, con las que se integra estrechamente.

 

ESPECIE: Una especie es la unidad básica de la clasificación biológica. Una especie se define como grupo de organismos capaces de entrecruzarse y de producir descendencia fértil. Es un grupo de poblaciones naturales cuyos miembros pueden cruzarse entre sí, pero no pueden hacerlo con los miembros de poblaciones pertenecientes a otras especies.

Mientras que en muchos casos esta definición es adecuada, es a menudo difícil demostrar si dos poblaciones pueden cruzarse y dar descendientes fértiles. Además, es imposible aplicarla a organismos que no se reproducen sexualmente, como las bacterias, o a organismos fósiles.

Con el fin de superar las evidentes limitaciones de esta definición, se han creado variaciones clasificatorias (evolutiva, morfológica, filogenética, biológica y ecológica).

 

FORAMEN MAGNUM: Es el nombre del orificio mayor situado en la parte posterior inferior del cráneo (base del cráneo, piso témporo occipital), a través del cual se establece la continuidad del sistema nervioso central hacia el raquis.

Es el agujero más importante ya que por el pasa la medula espinal, que da sensibilidad a todo el resto del cuerpo.

 

HOMININOS (Hominina): Los homininos son una subtribu de primates homínidos caracterizados por la postura erguida y la locomoción bípeda (géneros Homo, Australopithecus, Paranthropus, etc.). Anteriormente eran considerados como una familia (Hominidae), y hoy como una subtribu (Hominina), de la que actualmente sólo sobrevive Homo sapiens.

Si se acepta a Orrorin tugenensis y a Sahelanthropus tchadensis como homininos, los Hominina, según la datación oficial, podrían remontarse a unos 6 millones de años.

 

HOMINIDOS (Hominidae): Los homínidos son una familia de primates hominoideos, que incluyen 4 géneros y 7 especies vivientes, entre las cuales se halla el ser humano y sus parientes cercanos, orangutanes, gorilas, chimpancés y bonobos.

Antiguamente la familia Hominidae estaba compuesta exclusivamente por primates bípedos (géneros Homo, Australopithecus, Paranthropus, etc.). En la mayor parte de los trabajos científicos actuales, los homínidos bípedos son ahora clasificados en la subtribu Hominina.

 

ANTROPOIDE: Suborden de los primates. Se aplica al primate que se parece al ser humano en sus características externas (antropomorfo), es decir, que presenta el hocico reducido, un aumento progresivo de la capacidad craneal y los ojos en posición frontal.

 

MATRILINEALIDAD: Expresión antropológica que define la filiación referida exclusivamente a la madre. Se opone a patrilineal.

En una sociedad matrilineal el individuo pertenece al grupo por su vinculación con las mujeres del mismo, es decir, la familia matrilineal incluye a la madre, la abuela materna, la madre de ésta, etc. y a sus descendientes por línea femenina.

La importancia de la mujer en una sociedad matrilineal hace sospechar de la existencia en tiempos arcaicos de sociedades matriarcales, donde la mujer estaría a cargo del liderazgo político, así como de la distribución de los bienes para el clan y, especialmente, las fuentes de nutrición, campo y comida.
Un ejemplo actual de sociedad matrilineal que roza los límites del matriarcado son los “musuo” etnia china que habita en la región de Yongning y el Lago Lugu.

 

NEOCORTEX: Es una fina corteza que recubre la zona externa del cerebro, presenta una gran cantidad de surcos, y se denomina así por ser la capa evolutivamente más moderna del cerebro.

Tiene un grosor de unos 2 mm y está dividida en seis capas. Esta es la capa que proporciona recuerdos, conocimientos, habilidades y experiencia acumulada gracias a sus 30.000 millones de neuronas.

 

NEOCORTEX FRONTAL: También llamada corteza prefrontal, es la parte del neocortex que recubre el lóbulo frontal del cerebro.

Se vincula con la personalidad del individuo y con la regulación de la profundidad de los sentimientos, así como en la determinación de la iniciativa y el juicio del individuo, es decir, la percepción y distinción de lo correcto y de lo incorrecto. También interviene en el proceso de atención.

Las lesiones de la corteza prefrontal se pueden presentar como un síndrome apático o pseudodepresivo, que se traduce en una reducción de la espontaneidad motora y verbal, pérdida de iniciativa, actividad motora y mental más lenta, indiferencia afectiva, escasa emotividad y menor interés sexual. (se relaciona con lesión de la región frontomedial).

Mientras otros presentan un síndrome desinhibido o pseudopsicopático, que se caracteriza por dificultad para reducir la velocidad de ciertas conductas, pérdida de autocrítica, conducta social inapropiada, indiferencia por los demás, y desinhibición o promiscuidad sexual.

 

VENUS ESTEATOPIGIAS: Reciben este nombre unas pequeñas esculturas entre 4 y 25 centímetros, realizadas en el paleolítico por Homo Sapiens, que representan mujeres desnudas o semidesnudas de exageradas formas y proporciones, que los estudiosos denominan como ESTEATOPIGIA.

Son figuras obesas, con el abdomen, la vulva, las nalgas y las mamas extremadamente grandes, pero el resto de las partes del cuerpo indefinidas (brazos muy pequeños, casi sin pies, y cara inexistente).

La esteatopigia (del griego stear, steatos, grasa, y pygē, nalga) es la condición por la cual se acumulan grandes cantidades de grasa en las nalgas, más frecuente en mujeres que en hombres. Tradicionalmente, ha sido asociada a la fertilidad, En el mundo occidental suele observarse esteatopigia en mujeres con obesidad, especialmente con obesidad mórbida.

Los materiales con los que fueron hechas las Venus Paleolíticas van desde piedra caliza, hueso y marfil de mamut.

 

EVA MITOCONDRIAL: Según la genética humana, fue una mujer africana Homo sapiens que, en la evolución humana, correspondería al ancestro común más reciente femenino que poseía las mitocondrias de las cuales descienden todas las de la población humana actual.

Al seguir la línea genealógica por vía materna de cada persona en el árbol genealógico de toda la humanidad, la Eva mitocondrial correspondería a un antepasado femenino común que comparte toda la población actual de seres humanos (Homo sapiens).

Uno de los errores más comunes es creer que la Eva mitocondrial era la única mujer viva en el momento de su existencia y que es la única mujer que tuvo descendencia hasta la actualidad.

Estudios nucleares de ADN indican que el tamaño de la población humana antigua nunca cayó por debajo de algunas decenas de miles de personas, y, por lo tanto, había muchas otras mujeres con descendientes vivos hasta hoy, pero que en algún lugar en todas sus líneas de descendencia hay por lo menos una generación sin descendencia femenina pero sí masculina, por lo tanto no se mantuvo su ADN mitocondrial pero sí su ADN cromosómico.